Servir a su país en el ejército puede traer beneficios a los miembros de su familia inmigrantes. Hoy en día, casi la mitad de los miembros del servicio activo tienen sus propias familias. No deberían tener que preocuparse por estar separados de ellos. Por lo tanto, hay programas especiales para familias militares. La ciudadanía puede ser más rápida para la persona que sirve. La residencia permanente puede ser más fácil para sus cónyuges y padres.

En general, tiene que ser ciudadano estadounidense o residente legal permanente para unirse al ejército. Si usted es un residente permanente, podría ser elegible para naturalizarse y convertirse en ciudadano sin esperar los cinco años habituales. Los miembros actuales del servicio militar o los veteranos que sirvieron honorablemente en un estado de servicio activo o en la Reserva seleccionada de la Reserva lista pueden solicitar de inmediato sin pagar los aranceles habituales.

Los miembros de la familia también pueden recibir un procesamiento especial. Los familiares cercanos, como los cónyuges y los padres, pueden solicitar la “Libertad bajo palabra” (PIP). Este proceso se presenta en la oficina de inmigración local y resuelve el problema de la entrada ilegal. Si se aprueba, su familiar a menudo puede obtener su residencia permanente dentro de los Estados Unidos en lugar de tener que realizar el proceso en su país de origen.

Ambos programas reconocen los sacrificios que hacen los militares y sus familias para mantener a nuestro país a salvo. El USCIS se da cuenta de que preocuparse por el estado migratorio de su ser querido puede distraerlo de la misión.

Publicado en Dos Mundos 17 de enero 2019

http://dosmundos.com/webpress/2019/01/18/hablando-con-la-abogada-jessica-piedra-options-for-military-families/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *